Spread the love

SIGUENOS Y COMPARTE

Ahora que entramos en otoño y que las temperaturas son mucho más bajas, kinesiólogo de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) entrega algunas recomendaciones orientadas a proteger a este grupo de la población.

Ventilar permanentemente los espacios y evitar exponer a los lactantes y niños al humo del tabaco, son dos de las recomendaciones clave que realizó Rodrigo López García, profesor de la carrera de Kinesiología de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), quien se refirió a cómo prevenir enfermedades respiratorias en lactantes y niños de la primera infancia, especialmente el virus Sincicial.

El especialista en las áreas de kinesioterapia respiratoria y pediatría subrayó que, de acuerdo a la información epidemiológica anual y a aquella recibida de colegas, egresados y estudiantes que están en práctica en hospitales y Centros de Salud Familiar (Cesfam) de la región, el virus Sincicial es el que genera mayor número de hospitalizaciones en este grupo de la población.

“Hospitalizaciones por Coronavirus en niños, si bien han aumentado el último tiempo, no ocurre en la misma proporción y gravedad de en adultos; pero lo que siempre hay que tener claro es que existen otros virus que, no porque estemos con el Coronavirus ahora, van a dejar de existir. Yo destacaría mucho lo que pasa con el Sincicial. El virus respiratorio Sincicial, que se conoce como VRS, causa aproximadamente cinco mil hospitalizaciones al año en Chile y se estima que es el dos a tres por ciento del total de los casos, o sea, podríamos estar hablando de  200 mil casos al año o más”, dijo el especialista, quien agregó que las cifras revelan que en nuestro país, al cumplir los tres años de edad, prácticamente el ciento por ciento se ha contagiado con el virus Sincicial.

Agregó que los meses en que esta enfermedad registra más casos es en otoño-invierno (mayo a septiembre, con peak en julio y agosto), la cual se puede manifestar como un resfrío común, una bronquitis obstructiva, bronquitis obstructiva severa o neumonía. Por lo tanto, el rango de gravedad dependerá del organismo de cada niño y de la carga viral, entre otros factores.

NO HAY VACUNA

Como no existe una vacuna contra este virus, el profesional hizo énfasis en las medidas de prevención que permite minimizar los contagios en los niños y niñas.

“Es muy importante ventilar las zonas donde los niños van a estar, porque los adultos también pueden tener este virus, pero no les afecta mucho (sin embargo, podemos ser agentes transmisores). En el invierno nos preocupamos mucho de las temperaturas bajas, porque puede significar un aumento del virus, pero lo que principalmente pasa, es que en invierno estamos más hacinados, no abrimos las ventanas y… no hay circulación del aire, por lo tanto, si un niño en un jardín infantil o en una sala cuna, está contagiado,  comenzará a contagiar a los demás compañeros… Los medios de transporte, lo mismo. Esto nos va a servir para el Coronavirus, el Sincicial como también para la Influenza, etc.”, dijo el kinesiólogo.

Mencionó, además, la necesidad de mantener el uso de la mascarilla y el aseo permanente de los espacios. En relación a los motivos por los cuales se insiste en no exponer a los niños al humo del tabaco, precisó que éste causa inflamación y obstrucción bronquial, lo que tiene mayor impacto en los lactantes y por lo tanto, predisposición a ser conagiado por un virus respiratorio.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-ostra-1.png
SIGUENOS Y COMPARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.